A pesar de las ampliaciones y otras desgracias que sufre el edificio a lo largo de los años, la catedral de Cuenca todavía conserva algunos elementos góticos.