A pesar del cielo plomizo y amenazante de lluvia, por cierto, un cielo tan característico de El Greco, pudimos pasear por las callejuelas de esta bella ciudad renacentista. Aquí incluimos algunas fotos: