Con Ruben Navarro aprendimos que la vida puede ser lenta, que las manos pueden crear cosas bellas y que el propósito puede no ser funcional sino simplemente la búsqueda de la belleza en sí misma. Aquí algunas fotos de la tarde con él: