En la Capilla Real de la catedral de Granada se encuentran enterrados los Reyes Católicos. La ciudad, último territorio dominado por los musulmanes, fue el lugar elegido por los reyes como sepultura.