Con la supervisión de David, tuvimos la oportunidad de pintar en el taller del Museo de Arte Abstracto. No fue fácil, pero sí divertido: