A pesar del frío tremendo que soplaba desde la Sierra de Guadarrama, el cielo estaba despejado y pudimos contemplar el paisaje así como la monumentalidad de ambas construcciones. Aquí incluimos algunas fotos: