El buen tiempo nos permitió hacer poco más de dos kilómetros del Camino de Santiago hasta llegar al Cabo de Finisterre, el fin de la tierra. Disfrutamos de buenas vistas, sol y paisaje. Viento, mucho. Aquí vienen algunas instantáneas: